La enfermedad que da sabor a hierro en la boca

La anemia sideroblástica es una enfermedad hereditaria en la que los glóbulos rojos tienen una forma anormal y contienen demasiadas partículas de hierro. Uno de sus síntomas es el sabor a hierro en la boca.

Pero también puede deberse a otras causas, así que vamos a ver que puede causarlo.

Qué enfermedad da sabor a hierro en la boca

Un sabor a hierro en la boca puede deberse a una variedad de problemas de salud. Esta condición a menudo se conoce como síndrome de sabor metálico.

Causas

Las principales causas de un sabor a hierro en la boca pueden incluir:

  • Cambios en los niveles hormonales.
  • Enfermedades de las encías.
  • Cambios en los niveles de azúcar en la sangre.
  • Cirugía bucal.
  • Uso de ciertos medicamentos.
  • Infecciones bacterianas.
  • Cáncer.

Síntomas

Los síntomas asociados con un sabor a hierro en la boca pueden incluir:

  • Gusto metálico persistente.
  • Gusto amargo.
  • Dificultad para deglutir.
  • Mal aliento.
  • Dolor de garganta.

Diagnóstico

Los médicos pueden usar una variedad de pruebas para diagnosticar la causa subyacente de un sabor a hierro en la boca. Estas pruebas pueden incluir:

  • Análisis de sangre.
  • Rayos X.
  • Tomografía computarizada.
  • Ecografías.
  • Exámenes de la boca.

Tratamiento

El tratamiento para el síndrome de sabor metálico depende de la causa subyacente. Algunos tratamientos comunes incluyen:

  • Cambios en los medicamentos: si el síndrome de sabor metálico es causado por un medicamento, el médico puede recomendar cambiar a un medicamento diferente.
  • Cambios en la dieta: el médico puede recomendar cambios en la dieta, como evitar ciertos alimentos y bebidas, para ayudar a reducir el sabor metálico.
  • Cirugía: en algunos casos, el médico puede recomendar una cirugía para tratar el problema subyacente.
LEER  Cuántas veces al día se puede comer kiwi

Prevención

Para prevenir el síndrome de sabor metálico, se recomienda:

  • Tomar medidas para mantener una buena salud bucal.
  • Comer una dieta saludable y equilibrada.
  • Beber mucha agua.
  • Evitar los alimentos y bebidas ácidos.
  • Evitar el tabaco.
  • Hacer ejercicio de forma regular.

 

Deja un comentario