sartenes y ollas repulsadas

El Repulsado para Utensilios de Cocina

El repulsado es una técnica de fabricación de piezas metálicas empleada desde hace siglos para crear una gran variedad de productos, piezas de mobiliario urbano, partes mecánicas, hasta utensilios de cocina. Esta técnica consiste en deformar una chapa metálica con la ayuda de un torno.

La empresa Repulsados LUMAR, situada en el Masnou (Barcelona), es una de las mayores expertas en la fabricación de utensilios de cocina a partir de la técnica de repulsado. Está especializada en estructuras de chapas metálicas, como sartenes, cacerolas, ollas, fuentes, paelleras, etc. Desde sus inicios en 1970, Repulsados LUMAR se ha caracterizado por fabricar productos de una excelente calidad. Los utensilios de cocina de esta empresa se distinguen por su durabilidad, resistencia y versatilidad.

sartenes y ollas repulsadas

Además, los productos de Repulsados LUMAR cumplen con la normativa de seguridad alimentaria vigente. Todas las piezas se someten a controles de calidad para garantizar que no se producen desprendimientos ni toxicidad. Por esto, los utensilios de esta empresa se consideran seguros para uso alimentario.

La tecnología de repulsado es una forma más eficiente de producir utensilios de cocina de calidad. Los productos de Repulsados LUMAR son ligeros, resistentes a la corrosión y se limpian fácilmente. Además, los utensilios de repulsado permiten distribuir el calor uniformemente, lo que garantiza una mejor cocción y una mayor durabilidad.

¿En qué consiste el repulsado de piezas metálicas?

El repulsado es una técnica de fabricación de piezas metálicas que se realiza deformando una chapa con la ayuda de un torno. Esta técnica se ha empleado desde hace siglos para crear una gran variedad de productos, desde armas, joyería, partes mecánicas, hasta utensilios de cocina.

LEER  Cómo Aprender Cocina Española

En el repulsado, la chapa se coloca sobre el torno y se deforma mediante la presión y el calor. El torno se puede fabricar con diferentes materiales, como acero, hierro fundido o aluminio, dependiendo del tipo de producto que se quiera crear. El proceso de repulsado se realiza en varias etapas, comenzando con el corte de la chapa, seguido de la deformación, el afinado, el acabado y, finalmente, el control de calidad.

El repulsado es una técnica muy versátil que se puede aplicar a todo tipo de chapas metálicas, de diferentes espesores y longitudes. Además, esta técnica se puede usar para producir productos con formas complicadas, posibilitando así la creación de utensilios de cocina, como cacerolas, sartenes, ollas, fuentes, paelleras, etc.

media esfera repulsada

Cómo fabricar una olla a partir de una pieza repulsada

Fabricar una olla a partir de una pieza repulsada es un proceso relativamente sencillo que requiere de un torno, una chapa metálica y algunas herramientas básicas.

La primera etapa consiste en cortar la chapa metálica, con el tamaño adecuado para el tamaño de la olla que se desea crear. La chapa debe estar preparada para el proceso de repulsado, por lo que debe estar libre de imperfecciones como grietas, grietas, etc.

Una vez que la chapa esté preparada, se coloca en el torno para comenzar el proceso de repulsado. El torno comenzará a girar la chapa, aplicando presión y calor para deformarla. Para el repulsado de la olla, se debe seleccionar una herramienta adecuada para formar la parte exterior de la olla.

Una vez que la olla se haya formado, es necesario afinarla y le dar el acabado final. Esto se hace con el uso de limas y otros utensilios para eliminar las imperfecciones y las asperezas. Finalmente, se realiza un último control de calidad para asegurar la calidad de la olla fabricada.

LEER  La mejor comida de Europa

¿El Repulsador te deja la olla terminada y  a punto de usarse?

No, el repulsado es simplemente la pieza base que se utiliza para fabricar una olla. Normalmente, el que pide una pieza repulsada tiene que finalizar el proceso de fabricación por su cuenta.

En el caso de las ollas podría ser pulir, darle algún tratamiento, ponerle las asas, etc. Por eso el repulsado es un negocio que suele ser B2B, es decir, que los clientes de una empresa de repulsados son empresas que fabrican algún producto y necesitan una pieza repulsada como base para comenzar a fabricarla.